MARTIN VIZCARRA Y AYACUCHO

 ► 

La presencia del vicepresidente de la República, Martín Vizcarra, en estos días de huelga de los maestros, resulta particularmente importante. Por un lado, muestra que el ejecutivo no puede dejar de mirar regiones como Ayacucho. De ahí, que se diga, que levantar la huelga en Ayacucho tendría una repercusión en todo el centro y el sur del país. Esta situación tiene que ver, no sólo porque el SUTE de Ayacucho ha mantenido siempre una línea determinada distinta al SUTEP oficial, sino porque Ayacucho trasciende más allá de sus espacios. Algo que, sólo falta ser capitalizado.

 

Sin embargo, también es evidencia de un respaldo de un sector importante del Ejecutivo a la gestión del gobierno regional, bajo la conducción de Wilfredo Oscorima. Abordar a los maestros en plena plaza de armas, ofrecer una conferencia de prensa conjunta, visitar las obras emblemáticas, constituye sin duda un respaldo importante. Situación que en verdad dista de lo que parecía evidente, un distanciamiento de alguien que apenas dejaba la cárcel. Lo cierto del caso, es que, es el poder judicial quién señala si una persona está en delito o no.

 

Y en este caso, relaciones y vínculos que tenemos que apreciar, pero que, sin duda, no sólo tiene que ser personal, de autoridad – autoridad, sino recoger demandas, expectativas, porque el esfuerzo de desarrollo compromete a todos. Si la gestión del gobierno regional, tiene el horizonte de un año, el gobierno nacional, lo tiene por tres. Una importante luz que puede crecer en el horizonte.